Meditación Cabalística Aná Bejóaj

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La oración, creada por Rav Najunyá ben HaKaná entre el primer y segundo siglo, es considerada como una de las oraciones más poderosas para conectarnos con el poder de la Creación. Ya que está oculto en las primeras 42 letras del Libro de Génesis.

Los kabbalistas explican que cada vez que recitamos el Aná Bejóaj regresamos al tiempo de la Creación. Al realizar la meditación del Aná Bejóaj, enriquecemos nuestra vida con Luz espiritual.

La oración está compuesta de siete líneas que corresponden con las Siete Sefirot, los siete días de la creación y los siete días de la semana.

Cada vez que meditamos usando la secuencia de 42 letras (primera letra de cada palabra), tenemos el potencial para elevar nuestra conciencia,  reiniciándonos con energía Original, llenándonos de luz y amor.

Rav Najunyá agregó palabras a la secuencia de 42 letras, compuso una oración, que en realidad es un acrónimo, para que podamos recordar estas letras y usarlas como una oración.

Es objeto de esta nota que puedas comprender tan solo una de las maneras que esto puede conectarte con esa luz y reestablecer la energía en las distintas áreas de tu vida.

A través del Aná Bejóaj nos elevamos y podemos ver desde un punto de vista diferente ya que  nos reconectamos con la Realidad del Árbol de la Vida temporalmente, de ese modo nos “reiniciamos“con el fin de poder regresar a nuestro mundo y nuestro trabajo con ideas claras sobre nuestro propósito.

Línea por línea con su traducción al castellano:

ANA BECÓAJ. GEDULÁT YEMINÉJA. TATÍR TZERURÁ:
Te ruego, con el gran poder de tu diestra, libera a los atados.

KABÉL RINÁT AMÉJA. SHAGUEVÉNU TAHARÉNU NORÁ:
Recibe los cánticos de tu pueblo, protégenos, purifícanos, ¡Oh, temible!.

NA GUIBÓR. DORESHÉ YIJUDÉJA. KEVAVÁT SHOMRÉM:
Por favor ,¡Oh Valiente!, guarda como la niña de los ojos a quienes comentan tu unidad.

BARJÉM TAHARÉM. RAJAMÉ TZIDKATÉJA. TAMÍD GOMLÉM:
Bendícelos , purifícalos, siempre con tu misericordia, apiádate con tu justicia.

JASÍN KADÓSH. BERÓV TUVEJÁ. NAHÉL ADATÉJA:
Omnipotente, sagrado , con tu abundante bondad, guía a tu pueblo.

YAJÍD GUEÉ, LEAMEJÁ PHENÉ. ZOJERÉ KEDUSHATÉJA:
Único y majestuoso dirígete a tu pueblo, que recuerdan tu pureza.

SHAVATENU KABÉL. USHMÁ TZAAKATÉNU: YODÉA TAALUMÓT:
Recibe nuestra plegaria, escucha nuestro clamor. Tú qué sabes todos los misterios.

BARUJ SHEM KEVOD MALJUTO LE’OLAM VA’ED
Bendito El Nombre Majestuoso De Su Reino Eternamente.

A continuación explicaremos una forma sencilla de empezar a incorporar esta maravillosa herramienta de la Kabbalah; ya explicamos que hay varias maneras, aquí tan solo explicaremos una.

Para comenzar, te explicaré que las letras del hebreo tienen energía propia, puede que no entiendas su significado de una manera consciente, pero cada letra emite una frecuencia particular y esto es asimilado en tu interior de una manera inconsciente.

Para este trabajo puntual tomarás solo las 42 letras del lado derecho de la tabla.

Te dispondrás en un lugar tranquilo donde al menos puedas permanecer diez minutos sin interrupciones.

Leerás de derecha a izquierda (en sentido opuesto a nuestra lectura)  las 42 letras y de arriba hacia abajo.

Lo ideal es iniciar este trabajo un domingo y finalizar un sábado, se realiza 1 o 2 veces por día, por 7 días.

Todos los días leerás las 42 letras en el sentido indicado, el día 1 observarás  la primera de las letras de la primer fila, intentando percibir su energía, visualiza que toma color dorado, luego la segunda letra, luego la tercer letra y asì  sucesivamente hasta que termines la primera fila.

Luego cierra los ojos y medita unos minutos, obsérvate, observa cómo te sientes.

El resto de los días harás lo mismo recorrer la tabla detenidamente y luego la fila específica del día en la cual te concentrarás.

Dia 1, fila 1, Dìa 2 fila 2 ……. Dìa 7 fila 7

En el link de abajo te dejo una agradable música de la oración que tal vez te ayude a conectarte más.

Es muy sencillo, este proceso puedes repetirlo cuántas veces gustes. SI deseas puedes dejarnos acà tus comentarios y compartir la página con tus amigos si crees que esto les es útil.

Hay grandes bendiciones para aquellos que con amor comparten este antiguo conocimiento.

Lic. Marcelo M. Palma